Escritos sobre Aromaterapia

PRODUCTOS PARA AROMATERAPIA

En sus diversas aplicaciones, los Aceites Esenciales han dado prueba de gran efectividad. Su preparación en diluciones adecuadas, ya sea en aceites vegetales vehiculares, o en cremas naturales, proporciona una enorme sensación de bienestar general en el cuerpo, además de su acción sobre el sistema nervioso, respiratorio y circulatorio, los órganos y la piel.

La mayoría de los Aceites Esenciales no pueden utilizarse puros sobre la piel y es por ello que los vehiculizamos. Los Aceites Esenciales que pueden utilizarse directamente en forma pura son por ejemplo el Aceite Esencial de Lavanda, el Aceite Esencial de Menta y el Aceite Esencial de Árbol de Té.

Al vehiculizarlos utilizamos una proporción del 1 al 5 % (de 1 a 5 ml. de Aceite Esencial sobre 100 ml. de Aceite vegetal base o del Vehículo elegido).
Debemos tomar en cuenta entonces que 1 ml. de Aceite Esencial equivale aproximadamente a 20 a 25 gotas.

Hornillos, Aromatizadores o Evaporizadores:
Excelentes para mantener perfumados nuestros ambientes. Existen muchísimos modelos en el mercado, y su utilidad es tan conocida que pueden comprarse actualmente en negocios especializados, como en cualquier supermercado.
Consiste en un recipiente en donde debe colocarse agua en la parte superior y gotas del Aceite Esencial que se haya elegido.
Debajo del mismo se ubicará una velita de noche, que calentará el agua y producirá la evaporación de los aromas.
Pueden mezclarse gotas de varios Aceites Esenciales o utilizar el indicado para la ocasión.
Los Aromatizadores, también llamados hornillos, son una elección ideal tanto para la decoración cuando no se encuentran en uso, como para el deleite de los sentidos cuando permiten perfumar grandes habitaciones.
Años atrás, solía colocarse unas gotitas de perfume sobre la lámpara para producir el mismo efecto (evaporación y expansión de los aromas).
Un consejito: si al utilizar el hornillo se queda pegado el envase de la vela de noche al mismo, te aconsejo sumergirlo en agua caliente para poder desprenderlo fácilmente.
También ten en cuenta emplear agua tibia en el cuenco, para acelerar el proceso de evaporación.
Como dato especial, un alumno de Ecuador nos ha comentado que estos utensillos reciben el nombre de pebeteros en su país.

Velas aromáticas:
Un placer aromático y visual. Al deleite del aroma elegido se le suma la armonía de un ambiente iluminado por la luz de las velas.
Nada mejor para descansar y relajarse, luego de un día ajetreado. Como consejo especial podemos reforzar nuestras velas aromáticas, incorporando los ACeites Esenciales a la parafina derretida alrededor del pabilo encendido. ¡Prueba realizar la experiencia!.

Sahumerios:
La incineración de sustancias aromáticas es utilizada desde la antigüedad en meditaciones y ceremonias religiosas.
Muchos alumnos nos han preguntado si los sahumerios sirven para el trabajo aromaterapéutico, algunos profesionales los dejan de lado como medio de trabajo dentro de la Aromaterapia, pero nosotros los consideramos porque afectan al olfato y al sistema límbico (afectividad) tanto como los demás productos aromaterapéuticos.
Justamente la palabra "perfume" tiene sus orígenes en "per fumum" que significa "a través del humo".
El punto débil de estos productos es que suelen ser más fuertes y concentrados, por lo que es muy posible que le resulten desagradables a aquellas personas que se deleitan con los aromas suaves.

Popurrí:
Las canastitas y frascos de vidrio con flores secas y Aceites Esenciales pueden mantener perfumado un ambiente por meses, sin que nosotros debamos ocuparnos de ello.
Sin embargo, no son tan fáciles de conseguir (los verdaderamente buenos, aquellos que no tienen un olor fuerte y penetrante).
Lamentablemente en estos casos, si el precio es barato o accesible, entonces el producto no suele resultar de muy buena calidad.
Mi consejo es que recolectes flores, hojas y semillas de tu jardín, las dejes secar bien y prepares tu popurrí incorporando los Aceites Esenciales de tu preferencia.

Spray, Atomizador o pulverizador de ambientes:
Permite rociar los ambientes con Aceites Esenciales vehiculizados en agua destilada o alcohol de perfumería al 1 % (1 ml. de Aceite Esencial sobre 100 ml. de agua o alcohol).
Si empleamos agua destilada como vehículo, el efecto es más efímero, pero lo podemos tener preparado para casos de urgencia o falta de tiempo.
En este caso debemos sacudir el envase antes de su uso, puesto que los Aceites Esenciales no se diluyen en agua, por lo que los verás flotando en la parte superior.
Muchos profesionales utilizan este sistema para rociar su consultorio entre pacientes, "limpiando y renovando" el aire y la energía de la habitación.

Cremas:
Podemos crear nuestras cremas aromaterapéuticas, comprando crema neutra base y potes o envases debidamente esterilizados.
Según el problema a tratar se agregarán unas gotas de los Aceites Esenciales elegidos, y se revolverá la mezcla.
Cada 100 gramos de Crema base, podemos incorporar 12 gotas en total de los Aceites Esenciales.
Es preferible que una vez preparada, se guarde la crema en la heladera o en el refrigerador, y que en el momento de su utilización no se introduzcan los dedos en el pote, sino que tomemos la crema a través de una espátula, hisopo o cualquier otro instrumento que nos ayude a no contaminarla. Recordemos que al emplear todos productos naturales, sin conservantes sintéticos, la duración de la crema será menor.

Baños de tina o de inmersión:
Hipócrates es conocido por haber dicho "la mejor manera de curar es tomar un aromático baño y masaje diario".
Los Aceites Esenciales son muy simples de usar en el baño, debemos sencillamente vehiculizar nuestros Aceites Esenciales en un Aceite Vegetal, en una Espuma o en Sales de Baño.
Para preparar deliciosas Sales de Baño relajantes, podemos combinar 100 gramos de sal marina con 25 gotas de Aceite Esencial de Lavanda.
Masajes:
En los masajes los Aceites Esenciales son absorbidos por la piel, pero para ello debemos vehiculizarlos. Los vehículos más comunes en Masajes son los Aceites Vegetales como el de Almendras o el de Jojoba, y también las Cremas.
Para elaborar un Aceite descontracturante, podemos combinar 50 gramos de Aceite Vegetal de Jojoba con 12 gotas de Aceite Esencial de Enebro y 12 gotas de Aceite Esencial de Eucaliptus.

Autora: Marina Gimena Deon. Conoce su libro "Qué es... Aromaterapia" de Editorial Deva´s.
Miembro Asociado de la Federación Internacional de Aromaterapeutas, Nº 9633, Londres, Inglaterra.





Uso en Aromaterapia de difusores de ambientes realizados con arcilla,
programa "En Armonía", Canal Utilisima





Volver a la página principal