Escritos sobre Manualidades y Artesanías

ELABORACIÓN DE VELAS ARTESANALES

Gracias a este artículo, comenzaremos a aprender, de a poco y con paciencia, el arte de la Elaboración de Velas artesanales.
En este caso, hablaremos sobre los materiales necesarios para la elaboración de una vela de Parafina, pero existen otro tipos de velas como las de gel o las de cera de abeja.

¿Qué es la Parafina?: científicamente es un hidrocarburo derivado del petróleo; pero lo que verdaderamente nos interesa saber es que es el componente principal de una vela y el combustible que al derretirse la mantiene encendida. La Parafina puede comprarse en comercios especializados en artesanías, su color es blanco y su transparencia es índice de su calidad. Se vende a partir de un kilo, preferentemente trozada (o de lo contrario tendremos que cortarla en pedacitos para poder derretirla). Según el tamaño de velas que deseemos realizar, un kilo de parafina puede resultar sumamente rendidor.

¿Cómo se derrite la Parafina?: la Parafina debe derretirse siempre a Baño María Lo primero que deberás hacer será conseguir dos jarritos de metal, cacerolas o latas, para poder colocar en una el agua que deberá hervir y en otra más pequeña la Parafina en trozos (no coloques toda la Parafina que hayas comprado, sino la que consideres necesaria para la elaboración de tu vela, con el tiempo y la experiencia sabrás calcular los porcentajes).
El jarro, lata o cacerola más pequeña no debe tocar el fondo de la más grande, por lo que es recomendable que posea una manija para poder engancharlas. Lo importante a considerar es que los utensilios que utilices no pueden luego volver a usarse para la elaboración de alimentos, por lo que te recomiendo que escojas los más viejos o en desuso posibles.


Evitando accidentes: no se debe subestimar la importancia de la seguridad en la producción de velas. Recordemos que nos encontramos utilizando materiales inflamables alrededor de fuentes de calor.
Siempre se debe calentar la Parafina a Baño María. Si alcanza los 150°C se puede prender fuego espontáneamente (por eso es bueno controlar la temperatura valiéndonos de un termómetro industrial). No se debe utilizar agua para apagar el fuego si llegara a combustionar. Sí se puede sofocar el mismo tapándolo o rociándole bicarbonato de sodio.
Una vez que coloques la Parafina a derretir, siempre controla de tanto en tanto que todo marche sin inconvenientes (no te ausentes del lugar por más de cinco minutos).
No derrames Parafina en el desagüe o en las cañerías, porque al enfriar puede provocar un bloqueo o taponadura.
Si te llegas a quemar con Parafina caliente, te sugiero mojar o sumergir el área lastimada en agua fría hasta que la cera esté lo suficientemente fría como para removerla. La Parafina fría se desprende fácilmente.
Los niños y los animales deben estar alejados del área de trabajo.
Si se realizan velas de manera continua (por ejemplo en el caso de un microemprendimiento), recomiendo utilizar barbijos para evitar respirar los vapores que desprende la Parafina al momento de encontrarse en Baño María. Los barbijos son muy económicos y pueden conseguirse en cualquier farmacia.

Termómetro: es muy útil valerse de un Termómetro especial para medir la Temperatura en que se encuentra la Parafina que estamos derritiendo, sobre todo cuando se dan los primeros pasos. Luego con la experiencia, sabrás calcular mejor la temperatura de la Parafina. Incluso con la práctica descubrirás, que se puede jugar con las diferentes temperaturas de la Parafina, para lograr diversos acabados y terminaciones.

Colorantes: se utilizan para brindar el color que deseemos a nuestra vela. Las variedades de presentación pueden ser anilinas a la grasa (por ejemplo las anilinas Colibrí), otros colorantes vienen en forma de rueditas o bien podemos improvisar y utilizar pedacitos de crayones (siempre que sean a la cera). El colorante se debe agregar al jarro, lata o cacerola, cuando la Parafina se encuentre derritiendo a Baño María. Para lograr un color concentrado, se necesita una mínima porción, es por eso que suelen rendir tanto. Generalmente se compran los colores primarios y para obtener colores diferentes, simplemente se mezclan.
El color que nosotros vemos que obtiene la Parafina que se encuentra derritiendo, no es el mismo que resultará una vez que se haya enfriado en el molde. Siempre en estado líquido, el color se ve más oscuro.
Para realizar una prueba y poder constatar que obtendremos el color deseado, aconsejo echar unas gotas de la Parafina líquida sobre un papel y esperar a que se enfríe (al ser muy poca la cantidad, se enfriará rápidamente); el color que observaremos será bastante aproximado al que resultará de nuestra Vela.

Moldes: Existen moldes de diversos tipos: de metal, de plástico, de acrílico, de pvc, de resina, etc. También se pueden improvisar moldes con elementos que encontremos en casa, como ser recipientes de yogur, cartones de leche, vasos (siempre que resistan la alta temperatura que adquiere la Parafina al ser derretida). Si deseas aprender a reciclar y elaborar una Vela con un molde casero, puedes realizar un clic aquí.
Se debe tener en cuenta que el envase que utilizaremos debe estar limpio, su base debe ser igual o menor que la boca del recipiente y no tener ningún reborde hacia su interior para que la vela pueda ser desmoldada con facilidad.
Una vez derretida totalmente la Parafina, la quitaremos del fuego, le agregaremos los Aceites Esenciales en el caso de desear una vela aromática y la volcaremos en estos moldes, para luego dejarla enfriar.

Aceites Esenciales: el aroma de las Velas debe estar dado por Aceites Esenciales de excelente calidad, si deseamos que nuestras Velas sean Aromaterapéuticas. Es por ello que quizás lo más costoso de realizar Velas artesanales sea el Aceite Esencial que se utiliza, ¡pero es una inversión aromática que vale la pena!.

Desmoldante: se coloca en el interior de los moldes antes de verter la Parafina. También se coloca en la varilla de metal que ubicaremos en el centro de los moldes. El desmoldante es nada más, ni nada menos que aceite de cocina y nos permitirá que una vez que la Parafina se enfríe, sea más fácil sacarla del molde. Para colocarla nos podemos valer de las servilletas de cocina, siempre constatando de no dejar restos.
La experiencia me ha demostrado que el uso de Desmoldante no es absolutamente necesario. Si el molde se encuentra bien limpio y la Parafina derretida a una temperatura adecuada, no será necesario colocar Desmoldante. Actualmente no lo utilizo en la elaboración de mis Velas artesanales.

Varillas de metal: las colocaremos verticalmente en el centro del molde antes de volcar la Parafina derretida (para que se mantengan paradas nos valdremos de las Guías con orificios). Las varillas también deben cubrirse de desmoldante, para evitar que la Parafina se pegue a las mismas. Una vez que la Parafina enfríe, le quitaremos fácilmente la varilla y nos quedará un espacio de punta a punta de la Vela en donde luego introduciremos el Pabilo. También se pueden utilizar en vez de Varillas de metal, agujas de tejer finas.

Guías con orificios: pueden ser de plástico, de madera o de metal. Básicamente la guía es una barra con orificios. En uno de los orificios se pasará la varilla y nos permitirá ubicar a la misma en el centro del molde, y evitar que se mueva o se caiga mientras la Parafina se encuentra enfriando. Recomiendo las guías de metal, puesto que son las de mayor peso y estabilidad. Tanto las guías como las varillas son sumamente económicas.

Entonces, una vez derretida la Parafina completamente, se prepara el molde con el Desmoldante (si se desea), la Guía y la Varilla, y luego se vierte la Parafina derretida en el mismo.


Esperaremos a que la Parafina enfríe para continuar con los siguientes pasos en la elaboración. El tiempo que lleva depende de los factores ambientales y del tamaño de la vela. No recomiendo acelerar el proceso colocando la vela en la heladera, puesto que puede quebrarse.

Pabilo: es la mecha que encenderá la vela. Existen de varios grosores y su elección dependerá del tamaño de la vela. El color del mismo puede ser blanco o crudo, personalmente me resulta mucho más bonito el blanco.

Ojalillos: son redondeles metálicos con un agujero en su centro, por donde se atraviesa el Pabilo. Deben quedar al final del mismo y se sujetan presionando con una pinza.

Una vez que la Parafina ha secado y desmoldemos la vela, tendremos que quitar la varilla de metal. Al sacar la varilla quedará un agujero por donde pasaremos el pabilo con el ojalillo ya colocado. El ojalillo fijará el pabilo en la base de la vela y permitirá que la misma se derrita en forma pareja. Para dejar totalmente prolijo y sujeto el ojalillo, recomiendo calentar sobre la llama una cuchara vieja y cuando esté caliente aplicarla un rato sobre el ojalillo con la vela apoyada sobre una superficie bien horizontal.

Si deseas darle a esta primera Vela que has creado, una presentación más profesional, puedes rodearla con una cinta bebé al tono y colocarle algunas flores secas.
Frente a cualquier duda que pueda surgirte a lo largo de la elaboración de tu vela artesanal, puedes escribirnos a info@deon.com.ar.

Autora: Marina Gimena Deon
Revista Crecimiento Interior Nº 80, Julio del 2003.






Elaboración de cajitas afrodisíacas con sales, aceites esenciales y cristales






Volver a la página principal