Escritos sobre Aromaterapia
AROMATERAPIA
Geranio y Jengibre

Muchos de los aceites que conocemos en la actualidad, comenzaron a usarse allá por el siglo XII, en la época de las cruzadas, cuando se abrieron las rutas comerciales entre Oriente Medio y Europa. Con la llegada de hierbas, especias y aromas exóticos, comenzó la curiosidad de quienes siempre estaban a la búsqueda de un modo de ayudar a la gente: los habitantes de los monasterios. Así, los monjes y monjas empezaron a cultivar distintas especies en sus jardines, para elaborar medicamentos que se hicieron muy populares en aquella época.
Durante la Edad Media, la botánica comenzó a profundizar en el estudio de los efectos terapéuticos de dichas plantas. El uso de las hierbas medicinales se expandió rápidamente y comenzaron a realizarse destilaciones de algunas plantas para uso medicinal.
Pero recién en el siglo XVIII, en épocas de Napoleón Bonaparte, se popularizaron las esencias, perfumes y los llamados vinagres aromáticos, que además de perfumar, protegían de pestes y enfermedades. Napoleón mismo, había optado por un agua de colonia que creía que era un "elixir de vida". También se utilizaban esencias para fumigar ambientes y como "filtros de amor", para atraer a la persona deseada.
Los aceites esenciales que hoy conocemos, fueron descubiertos por casualidad a principios de este siglo, por un químico francés que se lavó las manos con esencia de lavanda después de habérselas quemado. Al ver el alivio inmediato que esto le produjo, sumado a que posteriormente no le quedaban marcas de la quemadura, se sintió empujado a estudiar en profundidad las propiedades de los aceites, dando origen a la Aromaterapia.
Luego, durante la primera guerra mundial, esparciendo unas gotas de lavanda en los lugares donde estaban los heridos, a fin de contrarrestar el fuerte olor existente en esos sitios, aquellas heridas donde la esencia había caído, comenzaban a cicatrizar más rápidamente y las infecciones tendían a desaparecer. Así, su uso, como el de muchas otras esencias, fue muy difundido durante las dos guerras mundiales.
Pero mucho antes de todo esto aún, se ha comprobado que los indígenas ya conocían las propiedades estimulantes y curativas de los aceites esenciales, utilizándolos principalmente en sus rituales mágicos o "médicos", como purificación de personas y aún de lugares que consideraban afectados por energías negativas.
Hoy, la Aromaterapia facilita la posibilidad de llevar una vida mejor, ya que estimula todos sus aspectos. Conociendo sus usos, y utilizando los aceites adecuados para cada caso, se pueden lograr cambios graduales a todo nivel (hábitos, actitud ante la comida, problemas físicos o mentales provocados por desequilibrios nerviosos, stress, etc.). Pero siempre teniendo en cuenta que en última instancia, los cambios se realizan cuando uno desea hacerlos, y no por imposición. El uso de esencias, siempre será una elección, no así los efectos que ellas produzcan. Todos sabemos que no es posible sacar un tornillo con un martillo ni apretar una tuerca con un serrucho: se trata simplemente de usar la herramienta adecuada. Del mismo modo, no hay aceites esenciales malos o buenos (siempre que hablemos de los de buena calidad), sólo hay aceites adecuados o inadecuados para cada tema.

GERANIO

Existen unas setecientas variedades de ésta planta de cuyas hojas perfumadas se extraen las esencias. Proveniente de África del Sur, se utilizó en un principio en Europa en tratamientos de diarreas o disentería, así como para curar problemas de la piel, heridas, úlceras y detener hemorragias.
Hoy en día se conocen sus propiedades antibacterianas y se lo utiliza para heridas leves y quemaduras menores. Sus propiedades diuréticas (en la clasificación de la medicina oriental, el Geranio corresponde a los aceites del elemento Agua), lo hacen adecuado para la preparación de cremas en tratamientos contra la celulitis.
También se lo conoce por sus efectos en afecciones de la piel. Es uno de los aceites que se utilizan en preparados para tratar várices y úlceras dermatológicas. Además sus componentes suaves, permiten su uso sobre el rostro en tratamientos faciales como limpiador, astringente, tónico, antiarrugas, como también en procesos de inflamación.
La Aromaterapia ha difundido especialmente las aplicaciones del Geranio en estados anímicos bajos: trabaja en forma excelente con personas indecisas, que han perdido su fuerza de voluntad, ayudándolas a integrar su pensamiento y su acción. Estas personas pueden tener muchas ideas, pero no llegan a materializarlas, dada su gran pasividad en la acción. Esto hace que se bloqueen y no puedan poner en marcha sus proyectos, terminando a veces en un estado de depresión.
El aceite esencial de Geranio pertenece al elemento Agua, relacionado con los miedos. Permite el desarrollo de la voluntad.
- Activa la creatividad pues actúa sobre el hemisferio derecho del cerebro.
- Ayuda a la persona a concretar sus ideas, recuperando su entusiasmo y su seguridad.
- Estimulante hormonal (hormonas producidas por las glándulas suprarrenales).
- Es buen relajante nervioso. Se lo utiliza también en masajes para tratamientos de tensión premenstrual, y en la menopausia.
- Es apropiado para utilizarlo en baños de inmersión (diluido), o en mezclas para masajes. - En aromatizador, ayuda a regular los cambios de humor.




Uso del aceite de Geranio en nuestra oficina,
programa "En Armonía", Canal Utilisima


JENGIBRE

De perfume fresco, aroma alcanforado, este aceite proviene de la India y la China.
Es uno de los aceites para usar con precaución, pues si se utiliza puro, puede producir reacciones en la piel.
Es por ello indispensable que se emplee diluido en la proporción justa en un aceite vesicular. No debe ser usado sobre el rostro ni sobre pieles delicadas (bebés o personas con problemas de piel).
El aceite de Jengibre pertenece al elemento Fuego de la medicina oriental, lo cual se relaciona con la transformación de los pensamientos.
- Es muy recomendable para las personas que tienen problemas respiratorios. Se utiliza en forma de fricción en el pecho, y produce un efecto descongestionante.
- Es un poderoso regenerador de energías. Se utiliza en aromatizador para levantar los ambientes de aquellas personas que sienten falta de amor.
- Ayuda a recuperar la autovaloración con respecto al dinero y al sexo opuesto.
- Posee propiedades refrescantes y estimulantes, así como reconfortantes en casos de inflamación articular. Por esa misma razón, se utiliza en forma de compresas para casos de artritis, pues reduce las molestias producidas por este problema y estimula la zona afectada.
- También es muy utilizado en forma de masaje (en cremas o aceites), para los dolores musculares producidos por exceso de movimiento o actividad.
- Es útil en la recuperación de magulladuras en la piel.
- Tiene relación con el bazo, y se utiliza para personas que tienen digestión lenta.

Autores:Staff de la Revista Crecimiento Interior
Puedes enviarnos tus dudas y comentarios a info@deon.com.ar
Revista Crecimiento Interior Nº 18, Año 2





Volver a la página principal