Escritos sobre Bioenergía y Cromoterapia
EL COLOR VERDE Y EL 4TO. CHAKRA

Hoy vamos a hablar del color verde. Éste es el color de la naturaleza, toda la gama de verdes, como dice la canción "...y mil distintos tonos de verde..." desde el verde pálido de la hierba fresca de primavera y las hojas nuevas hasta el verde intenso del bosque centenario. El verde es un color que produce efectos sedantes, reconstituyentes, suaves y frescos Esto es lo positivo de este color. Lo usamos como relajante para las ocasiones en que estamos fatigados, tanto física como mentalmente.
Lo negativo del verde caracteriza el egoísmo, la envidia y la pereza. Los verdes muy oscuros y densos pueden deprimir e incluso debilitar. El verde ayuda a aliviar los dolores, a tranquilizar los bebés que están cortando los dientes.
El verde brillante de la primavera simboliza la vida nueva, la regeneración de las células, las plantas, etc. también nos llena de alegría, de felicidad, de emoción, de ganas de hacer cosas nuevas...
El verde, junto con el azul es uno de los colores predominantes de nuestro planeta. Nos ayuda a equilibrar nuestras energías.
Tiene efectos sedantes sobre el sistema nervioso.
El verde afecta fuertemente al chakra del corazón y equilibra el sistema nervioso autónomo. Se puede aplica con efectos beneficiosos en problemas cardíacos y de elevada presión arterial, úlceras, agotamiento y dolor de cabeza. Algunos autores sostienen que no debe de utilizarse en enfermedades de proceso maligno, porque este color estimula el crecimiento.
El cuarto Chakra o Chakra cardíaco se localiza a la altura del corazón. Está relacionado con la circulación de la sangre. Su color predominante es el verde. Además del corazón, está relacionado con el timo, una glándula situada en el tórax, detrás del esternón y delante del corazón. El timo cumple un papel muy importante en el sistema inmune del organismo.
Su nombre en sánscrito es Anahata, que significa "no golpeado o rozado". Todo sonido en el universo proviene del roce de dos cosas, que genera un conjunto de vibraciones audibles. Se dice que el sonido primordial no proviene de ningún roce, es anahata. Su símbolo es un loto verde de doce pétalos o vórtices giratorios.
Curiosamente asociamos el corazón y la circulación de la sangre con el color rojo. Sin embargo es verde porque es su color complementario.
Cuando funciona bien no existen problemas cardíacos ni de circulación. El desequilibrio favorece la aparición de estos problemas, además de afecciones en los bronquios.
La expresión del centro cardíaco en el nivel emocional se traduce en comprensión, solidaridad y una búsqueda de armonía en la vida. El verde en este plano puede expresar una menor preocupación por los asuntos personales en más de un mayor interés por lo comunitario. Un chakra sano produce una valoración de las cosas simples de la vida y la satisfacción con lo que se tiene. Las expresiones negativas llevan a ser demasiado reservado, cauto y melancólico, temeroso de participar plenamente de la vida.
El cuarto chakra es anahata. Los tres primeros son animales, los tres últimos son divinos, y entre los dos grupos está el cuarto, anahata: el chakra del corazón, la flor de loto del corazón, el chakra del amor. Este es el puente. El amor es el puente entre lo animal y lo divino. Por debajo del corazón el ser humano es un animal; por encima del corazón se vuelve divino. El verdadero ser humano es el hombre que puede sentir, que puede amar, que puede rezar, llorar, reír, que puede compartir, que puede sentir compasión. La humanidad ha amanecido dentro de él, los primeros rayos del sol le han traspasado.
Para aprovechar terapéuticamente la Naturaleza, es importante.
Date un paseo por el campo, las colinas están verdes y lujuriantes por la lluvia recién caída. Báñate en esa riqueza de crecimiento verde y siente la energía curativa conforme anima a tu corazón a abrirse.
Ahora, camina un poco más y advierte las bellas flores de color rosado que florecen en las colinas. Experimenta la esperanza, el optimismo de las flores rosadas. Mientras miras hacia arriba, quizá notes que el cielo es de un color rosado lleno de gasas de nubes. Deja que las maravillas de la naturaleza aporten curación, esperanza y afinidad a tu chakra del corazón.
A través de la música que toca al corazón relajará y abrirá el 4to. Chakra. Sea clásica, nueva en o música sagrada proveniente de las tradiciones oriental u occidental, deja que la música genere calor dentro de tu corazón. Esto es muy subjetivo, de modo que te animamos, que sigas a tu corazón y confíes en tus instintos al respecto.
Vocalmente puedes entonar "a" o cantarla en clave de Fa (color verde).
El verde se utiliza para el 4to. chakra con el fin de promover la regeneración, el nuevo crecimiento, la paz interior y la serenidad. También se utiliza el rosa, pues sus vibraciones suaves y tiernas pueden aflojar la tensión del corazón y despertar sentimientos de amor y ternura, así como los sentimientos infantiles de asombro, inocencia y felicidad.
Los metales que irradian el verde: Sodio, cobre, níquel, cromo, cobalto, platino, aluminio, titanio. Los elementos químicos y gases: Carbono, nitrógeno, sulfato ferroso, ácido hidroclórico, clorofila.
El mejor cristal para usarse contiene combinaciones de los metales y elementos químicos arriba mencionados, y óxido de hierro.
La mayoría de vegetales y frutas verdes que no sean ácidos o alcalinos en su reacción.
Cuando la primavera regresa, reconocemos el cambio que se produce con el nacimiento de los brotes de plantas, árboles y por qué no del corazón también. Estamos acostumbrados a asociar a la primavera con nueva energía en nuestros propios cuerpos.
Después del invierno descolorido y gris, experimentamos frescura y brillo interior, más luminosos en espíritu y mejores en salud. Algunos autores sostienen que aunque no nos demos cuenta de ello, es la acción del rayo verde por renovar lo que sobre nuestros cuerpos sutiles y el material, causa que tengamos esos sentimientos.
¿Por qué enviamos a los inválidos "al campo" para su convalescencia? Ocurre que obtenemos una gran fuerza física y espiritual ante la vista de campos y parques de color verdes. Es un tónico efectivo para el cuerpo, la mente y el espíritu. Debe recordarse que el amarillo es el color de la sabiduría (mental), el azul el color de la verdad (espiritual) y el verde es la combinación del amarillo y el azul que ofrece un cuerpo balanceado para ambos. Es debido a que es un tónico para los tres vehículos principales del ser humano que es una medicina tan acertada.
¿Por qué vestirse de verde? Este color, tanto en la ropa como en el ambiente ayuda a las personas a crear atmósferas de calma y equilibrio a su alrededor. Representa el equilibrio. En la ropa refleja una persona convencional, que prefiere mantenerse dentro de ciertos parámetros y que no le interesa sobresalir en la multitud. Por lo general, quienes visten verde son amantes de la naturaleza y se sienten seguros cuando están envueltos por ella.

"Todos merecemos una mejor calidad de vida..."

Autora: Lic. Monica Agras.
Revista Crecimiento Interior Nº 78, Año 8, Diciembre del 2001







Volver a la página principal