Escritos sobre Medicina China y Auriculoterapia

LA ENERGIA PATÓGENA, VIENTO Y AURICULOTERAPIA

Sabemos que somos "microcosmos" y vivimos en un Universo que nos rodea y tratamos de estar en armonía con él.
Dependemos mucho de los cambios que ocurren en la Naturaleza derivados de los cambios del Sol, la Luna, las Estrellas, las Cuatro Estaciones y las Ocho Subestaciones.
Analizaremos ahora la relación que existe entre estos cambios y los cambios fisiológicos del hombre.
Las enfermedades pueden ser causadas por factores externos o internos. Uno de los factores externos es el viento.
La Medicina Tradicional China explica el viento como energía patógena que puede producir muchos tipos de manifestaciones patológicas al invadir el organismo.
El viento es una energía patógena Yang, cuya característica es ser móvil y cambiante.
Las enfermedades provocadas por el viento son distintas, poseen síntomas variables y son muy complicadas: el exceso de diaforesis, la criofobia y el temor al viento, fiebre y calor interno o frío interior. En algunos casos severos, la invasión de la energía patógena viento, penetra hasta los cinco órganos y las seis vísceras.
La energía patógena viento lesiona más en los días de primavera y perjudica el hígado y daña los ojos.
En algunos casos la energía patógena asciende hasta el borde palpebral interno del ojo. Si la invasión por viento ocurre en personas obesas el viento no podrá eliminarse, se estancará y se transformará en calor. Así, se presentará calor en el interior y la esclerótica del ojo se pintará de amarillo (ictericia conjuntival).
En personas delgadas, la región subcutánea es más flácida; esto ayuda a que la energía Yang se elimine fácilmente, lo cual se manifiesta como frío en el interior del cuerpo.
Por medio del canal del estómago, el frío alcanza el borde interno del ojo y se presenta un lagrimeo intermitente.
La energía patógena viento que daña en los días de verano es el viento del corazón y lesiona a éste; la energía patógena viento que lastima en los días de la canícula, es el viento del bazo y lesiona a éste; la energía patógena viento que lesiona en los días de otoño es el viento del pulmón y ataca a éste; y la energía patógena viento que daña en los días de invierno es viento del riñón y lesiona a éste.
Según la Auriculoterapia, el tratamiento consiste en aliviar los síntomas y los dolores provocados por el trastorno. Muy importante también es estimular los puntos que son responsables por la inmunidad del organismo, puntos que ayudan a eliminar a la energía patógena viento y aumentar la fuerza y la vitalidad.
Hay que recordar siempre las bases del principio terapéutico de la Medicina Tradicional China, que dice: "El Tratamiento del Ser acorde con la diferenciación sindromática".

Autora: Lic. Tatiana Doroshenko
Revista Crecimiento Interior Nº 77, Año 8, Noviembre del 2001







Volver a la página principal