Escritos sobre Terapias Florales

Las Flores de Bach
Honeysuckle (Madreselva)

La nostalgia del pasado siempre nos hace volver hacia atrás sobre nuestros pasos. Repasando lo sucedido, reviviendo emociones, añorando hechos o personas que ya no están junto a nosotros, recordando constantemente anécdotas vividas en otros momentos, se pierde la oportunidad de vivir plenamente cada momento, de aprovechar al máximo el minuto presente sabiendo que es único e irrepetible. Vivir en el pasado es haber perdido la perspectiva de un futuro mejor. Es ignorar que siempre se puede crecer. Es tener el cuerpo aquí y la mente en otro lado. Es no poder disfrutar. Es no ser consciente de lo que se está haciendo o de las oportunidades que llegan a cada momento.
A Honeysuckle se la llama la flor Gestáltica, porque tiene la capacidad de traernos al aquí y ahora. Cuando los temas de conversación se centran sólo en los recuerdos. Si existe la creencia de que todo tiempo pasado fue mejor, se pierde la confianza y la conexión con la Sabiduría Interna que cada uno lleva dentro de sí. El defasaje entre cuerpo y mente produce una desarmonía que agota la fuente de energías interiores y nos trae sufrimiento por saber que ya no podrá ser otra vez igual, o aún la tortura mental de los remordimientos por haber o no haber hecho determinadas cosas en el momento apropiado.
No se pueden aprender las lecciones de la vida si se está siempre con la cabeza mirando hacia atrás, hacia el tiempo pasado. Honeysuckle devuelve la conexión con el presente, la posibilidad de rescatar las vivencias y transformarlas en lecciones aplicables a los proyectos, a las acciones del presente, a los pensamientos que van componiendo la existencia cada día.
Por este motivo esta flor es muy aplicable para todo aquello que llamamos herencia genética. Honeysuckle tiene la fuerza capaz de transformar toda energía que provenga de "atrás", de lo anterior, y genera una nueva fuente de vitalidad que corresponde a lo nuevo, al hoy.
Muchas veces se identifica el estado negativo de Honeysuckle con las personas mayores, que suelen vivir de sus recuerdos y hablar de él en forma permanente. Pero también se encuentra este estado en otras edades y estados. Por ejemplo, niños que se van de viaje y extrañan su cama, su mascota, a su familia (si no están con ella); adultos que se mudan a otra ciudad y no dejan de pensar en la antigua casa, el barrio, los amigos; personas que dejan su trabajo y no pueden conectarse con el nuevo porque viven aún las sensaciones y emociones que les producía entrar a su antigua oficina, ver las antiguas caras, el anterior escritorio.... Realmente, en cualquier etapa se pueden añorar las cosas pasadas.
El tipo de persona Honeysuckle suele tener un aspecto poco vital, como si hubiese envejecido en poco tiempo. Carece de dinamismo, y tiene dificultad para soltar, para cambiar.
Honeysuckle hace que estas mismas personas puedan capitalizar las experiencias del pasado para aplicarlas al momento presente. Les permite recordar sin que se queden pegadas a los hechos ya transcurridos. Los ayuda a tener una vida más plena, a aprovechar cada instante y a comprender que el presente es una sucesión de "ahoras" que en pocos segundos se habran perdido. Con esta nueva visión, los recuerdos pueden ser placenteros, pero no al punto de permititir que se desperdicien los instantes que se están viviendo. La intuición se manifiesta en forma más abierta y el aspecto del individuo se vuelve más vital, se lo nota más atento y su mirada más chispeante. Simplemente porque ha vuelto a la vida.

"No se insistirá nunca lo suficiente sobre el hecho de que todas las almas encarnadas en este mundo están aquí con el específico propósito de adquirir experiencia y comprensión, y de perfeccionar su personalidad para acercarse a los ideales del alma."

"No tengamos miedo a meternos de lleno en la vida; estamos aquí para adquirir experiencia y conocimiento, y poco aprenderemos si no nos enfrentamos a las realidades y ponemos todo nuestro empeño."

Dr. Edward Bach

Autores: Staff de la Revista Crecimiento Interior.
Puedes enviarnos tus dudas y comentarios a info@deon.com.ar
Revista Crecimiento Interior Nº 53, Año 6, Marzo de 1999







Volver a la página principal