Escritos sobre Feng Shui

Mudándonos a nuestra propia casa
El dormitorio

El dormitorio es el lugar que pasamos cerca de un tercio de nuestra vida, por ende su ubicación, el diseño y la orientación de la cama representa una magnífica oportunidad para armonizarnos, ya que en el mismo se produce un proceso vital que es paso del consciente al inconsciente, con fenómenos tan fundamentales para el equilibrio psíquico como son los sueños, el descanso y el buen dormir.
El dormitorio debe instalarse en el lugar más alejado de la entrada de la casa, para evitar el continuo estado de cansancio y somnolencia.
La mejor ubicación para la cabecera de la cama es la orientación NORTE (genera equilibrio) o el OESTE (genera energía).
Con respecto a las ventanas, la ubicación oeste beneficia a los mayores, la este a los jóvenes, la norte genera mucha energía por tratarse de un dormitorio, y la del sur, no aporta energía de ningún tipo.
Como es una habitación Yin, debe evitarse el exceso de bioenergía, como los grandes adornos, cuadros, espejos y colores violentos para tener un descanso saludable. Hay que evitar la sobrecarga que representan los aparatos eléctricos tales como: televisor, video, computadora, audio, telefonía celular/ inalámbrica, despertador eléctrico, etc.
¿Cómo revertir esta situación? Lo ideal es tener lo menos posible de aparatos eléctricos y mantenerlos alejados de la cabecera de la cama, eliminar los transformadores y evitar los enchufes con triples del costado de la cama.
Otra manera de evitar la sobrecarga, es mantener los aparatos desenchufados mientras se duerme y conectarlos sólo cuando se usan.
Es importante que el respaldo de la cama nunca se apoye sobre la pared, ya sea interior como exterior, ya que por las paredes pasan caños, cableados, desagües pluviales, antenas TV, etc. Puede pasar que también linde la habitación con la pared de un vecino y aparte de la energía generada que provoca malas vibraciones mientras se duerme, puede suceder que dé contra el baño del otro y lo peor que puede pasar es estar pegado al sitio donde está ubicado el inodoro. Si esto sucede, correr la cama hacia otro extremo.
Otra cosa que debe evitarse es que el dormitorio esté situado sobre una cochera, garaje o lugar donde se guarden vehículos. Ocurre que estos emanan gases tóxicos y electricidad (aunque estén estacionados).
Este problema afecta a todos los departamentos en línea directa a la cochera (desde el primer piso hasta el último). La línea recta nociva afecta por igual. Solución: Cambiar la habitación para dormir (no es lo mismo estar parte del día que toda la noche).
Es sumamente nocivo que el dormitorio esté equipado con acondicionador de aire. Para neutralizar el efecto y humectar la habitación, se debe colocar una jarra con agua o flores y cambiarlas todos los días. Esto es válido también cuando hay estufas de tiro balanceado.
Cuando hay loza radiante, hay que constatar si los caños pasan por debajo de la cama. No hay problemas cuando los caños son de bronce (si se hace una construcción o remodelación deben utilizarse los caños de este material porque son aislantes).
La pared que orienta la cabecera de la cama no debe dar con el propio baño y menos con el sector en donde está ubicado el inodoro, como ya habíamos dicho. Tampoco debe situarse la habitación frente al baño o en suite. Solución: Si la puerta del dormitorio está enfrentada a la puerta del baño, puede colocarse un amplio espejo en la parte exterior de la puerta del baño, pero si se tiene acceso directo al mismo (esto crea problemas psíquicos a los ocupantes y estacionamiento económico) puede corregirse con un biombo (además del espejo) de manera que no sea visible el baño desde la cama.

Autora: Beatriz Yaconis
Revista Crecimiento Interior Nº 50, Año 5, Diciembre de 1998
Puedes enviarnos tus dudas y comentarios a info@deon.com.ar






Elaboración de cajitas afrodisíacas para ubicar en la mesita de noche
de nuestro dormitorio






Volver a la página principal