Escritos sobre Terapias Florales

Las Flores de Bach
Oak

(Roble)

Hay personas sumamente responsables que van por la vida con paso firme, siempre hacia su objetivo, sin importarles cuantos obstáculos se les presentan en la vida. Son confiables, pacientes, resistentes, viven constantemente en la lucha por la subsistencia o por sus ideales, sin el mínimo asomo de duda de que su cuerpo es capaz de superar todas las barreras, y por tanto exigiéndole al máximo, sin detenerse ni aún ante la mayor de las tempestades.
Se trata del tipo Oak. Personas fuertes que han hecho surgir esa potencia de su enorme fuerza de voluntad, de su constancia. Para quienes llegados a una tierra nueva decidieron forjar ahí su futuro, trabajan con todo su tesón, sin prisa y sin pausa, con el único objetivo de lograr su cometido, a cualquier precio, aún el de su salud. Para quienes poseen un excesivo sentido del deber y no son capaces de registrar los mensajes de un cuerpo agotado y siguen adelante.
Este tipo de personas no se amedrenta ante las dificultades. OAK el eterno luchador que se conecta con el "hacer" y se olvida de "ser". No es capaz de entregarse al fluir natural de la vida y lucha sin cesar, sin tener un registro de sus límites físicos. Además, en su afán de ayudar a los demás, tiende a cargarse con más responsabilidades de las que puede sobrellevar. En este punto, otras personas suelen aprovecharse de su buena disposición y delegarles sus tareas, agobiándolo. Sin embargo, el tipo Oak lo acepta y es capaz de soportar enormes presiones con total abnegación.
De aspecto "fuerte como un roble", estas personas no llevan en su mente más que el objetivo a cumplir. Pueden experimentar intensos dolores, sentirse agotados, pero jamás se quejan. Incluso se ponen muy molestos estando enfermos si esto les impide seguir adelante con su quehacer, y por tanto hacen caso omiso de los problemas físicos que puedan tener. El tipo Oak continuará haciendo cosas hasta quebrarse como el viejo roble, que bajo un aspecto poderoso, se encuentra desgastado por dentro y se desploma. Así el estado Oak negativo muy extremo llegará un punto en el que ha superado toda la resistencia de un ser humano pudiendo perder el control, abatiéndose, desesperándose, incluso sufriendo una crisis nerviosa.
Oak provoca una transformación en la conciencia de la persona que realiza tanto esfuerzo, manteniendo su nivel de resistencia y de fuerza, pero permitiéndole darse permiso de descansar. Bach utilizaba una frase que grafica perfectamente el efecto de esta esencia floral: "Tome Oak y váyase de vacaciones".
En su estado positivo, Oak seguirá siendo el sostén de otros (en la familia, en el trabajo, etc. ); mostrará valor y estabilidad, pero dentro de los límites que su necesidad de preservación le marca. Podrá enfrentar cada dificultad y vencerla, siempre y cuando esta no disminuya su enorme caudal de energías. Brindará ayuda y cumplirá con sus tareas guiado desde su yo superior, transformando su vida en un juego entre las dificultades y las cosas bellas, enriqueciendo su corazón, sus sentimientos y su enfoque de la existencia, aprendiendo a disfrutar de las pequeñas cosas, tornando su quehacer más flexible y placentero. Aprenderá a decir basta sin perder su valentía y a comprender que los mismos objetivos, pueden ser alcanzados con un esfuerzo menor, concediéndose la oportunidad de comprender que si bien su Alma es inmortal, esta puede ayudarlo a conectarse con un mundo de luz y alegría aún durante su paso por la tierra.

No se insistirá nunca lo suficiente sobre el hecho de que todas las almas encarnadas en este mundo están aquí con el específico propósito de adquirir experiencia y comprensión y de perfeccionar su personalidad para acercarse a los ideales del alma.

Autores: Staff de la Revista Crecimiento Interior.
Puedes enviarnos tus dudas y comentarios a info@deon.com.ar
Revista Crecimiento Interior Nº 50, Año 5, Diciembre de 1998







Volver a la página principal