Escritos sobre Limpieza y cuidado de nuestras Energías

CONSEJOS PARA EL BUEN VIVIR VII
"Interactuar con el Otro" Parte 2

Nuestros consejos de hoy están orientados a sugerir algunas técnicas para ayudar al otro sin "perder la oreja en el intento". Es absolutamente normal que cuando uno tiene problemas, o se siente mal, busque acercarse a un amigo para que lo escuche, para poder sacar de nuestro interior aquellas cosas que nos lastiman y de este modo sentirnos mejor. Lamentablemente también algunas personas buscan a otros para descargar sobre ellos toda su energía negativa.
El intercambio energético que se produce en estas condiciones, muchas veces es totalmente involuntario, y a veces con consecuencias negativas, dejando al menos al que "prestó la oreja" sin ningún tipo de energías, sumamente agotado.
Entre las personas con las cuales compartimos nuestro campo energético, hoy vamos a concentrar nuestra atención en tres grupos: personas negativas que consciente o inconscientemente buscan de alterar negativamente nuestra energía, personas que se encuentran en un estado negativo y que por algún motivo persisten mantenerse en él, y personas que estando en un estado negativo desean cambiarlo.
En todos los casos se parte del principio que: "Si una persona tiene un nivel de energía muy baja, o negativa, durante la conversación tomará la energía positiva de la otra persona, alterándole y disminuyéndole de ese modo su campo energético."

1. Respecto al primer grupo, o sea personas negativas que consciente o inconscientemente buscan alterar negativamente nuestra energía, el consejo obvio es evitarlas, mantenerse alejado de ellas. De no ser esto posible, pruebe con alguna o varias de las siguientes técnicas de protección energética.
a. Mantener una distancia prudencial con la persona, evitando que lo abrace, o que lo toque y de ser posible, interponer entre usted y la persona negativa un objeto.
b. Imaginarse una campana que lo protege de su energía negativa.
c. Imaginar un Cristal de Blindes que lo separa de él, y contra el cual sus palabras negativas rebotan, cayendo sin fuerza al piso.
d. Cruza tus brazos por frente de tu pecho protegiendo de ese modo tu plexo solar.
e. Cruza (si te encuentras sentado) las piernas.
f. Entrecruza los dedos de ambas manos delante del plexo solar.
g. Imagínate que te pones un traje espacial (incluso con casco), y que esto te separa totalmente de la persona.
Todas estas técnicas se basan en el principio de que el cuerpo energético que envuelve a tu cuerpo físico es "moldeable" con tu pensamiento; a través de lo que imaginas y haces.

2. Respecto al segundo grupo: personas que se encuentran en un estado negativo y que por algún motivo persisten en mantenerse en él. Son personas que a pesar de estar en un estado negativo, no desean quitarle la energía, pero que tampoco se permiten aceptar la energía positiva de los demás, por algún motivo necesitan seguir estando mal. Buscan compartir su estado, buscan que los escuchen, dicen querer estar mejor, pero en realidad evitan cambiar.
Es como si esta persona dispusiese de un "tanque de energía", y que este tanque tuviese canillas para su consumo. De este modo cuando ha decidido, conscientemente o no, abrir todas sus canillas de consumo energético, no importa cuanta energía le entregues, cuanto pongas en su tanque, él la va a perder igual. Ha elegido estar con bronca, estar mal. Tendremos que esperar a que decida cerrar sus canillas de consumo. Por eso lo primero es aceptar que tienen el derecho de estar mal y que en esos casos es inútil tratar de cambiarlos de estado. Lo aconsejable es:
a. Si la persona está muy mal energéticamente, usar alguna de las técnicas indicadas más arriba, para evitar que nos quite, sin quererlo, nuestra energía.
b. Enviarle mentalmente energía de amor, para que pueda darse cuenta de que no es bueno para él persistir en ese estado negativo; para que finalmente decida "cerrar sus canillas", o sea hacer un esfuerzo para querer estar bien.
c. Darnos cuenta que es inútil tener una larga conversación con él, pues en nada le aprovechará lo que hagamos para ayudarlo.

3. Respecto al tercer grupo: personas que estando en un estado negativo desean cambiarlo. Es con estos que usted puede realmente realizar un aporte positivo.
Los consejos son:
a. Estar muy bien energéticamente para poder ayudarlos. Ser entonces conscientes de nuestro estado antes de ponernos a escuchar a alguien que necesita una oreja. Si te encuentras bajo de energías y te pones a escuchar a otro que también carece de energías, ambos terminarán deprimidos y estarían reforzando el estado negativo en el que se encuentran. Recuerda que cuando se habla de algo, se atrae el tipo de energías relacionadas con el tema. Entonces se puede afirmar una frase tan simple como decir que: "hablar de temas tristes atrae alegría." No siempre se puede hablar de temas alegres, no se trata de evitar la realidad, escondiéndonos detrás de una supuesta felicidad. Pero si ambos están tristes, el camino es otro. En este caso busquen de salir y hacer alguna actividad que los energice o busquen acercarse e integrarse a un grupo de personas que esté muy alegre, para que de este modo los ayude a recuperar energías. Luego podrán volver sobre el tema del cual querían hablar.
b. Conviértete en un centro emisor de energía positiva (canalización de energías).
Imagina que baja desde el cielo un cono de luz blanca que los rodea y envuelve. Imagina ahora otro cono de luz más intenso que baja sobre tu cabeza, entra por tu cuerpo, te ilumina y que luego sale esta luz intensa por tus manos y tu plexo solar energizando al otro. De este modo en vez de entregar tu propia energía, estás compartiendo energía del universo y ambos se beneficiarán del encuentro.
Recuerda que para hacer esto la otra persona tiene que dejar de estar cerrada energéticamente, tiene que querer abrirse, querer estar mejor. Pues si queremos enviarle energía sin su apertura, sería inútil y además lo estamos invadiendo.
Con un poco de práctica es fácil darte cuenta cuando una persona está "cerrada energéticamente". Puedes tomar como indicios el hecho de que sin proponérselo, están con los brazos y las piernas cruzados, visten de colores grises u oscuros, y se mantienen alejados de los demás.
c. Si la persona está muy negativa quizás sea necesario que te mantengas por unos momentos con los brazos cruzados como protección, de este modo me cierro respecto al otro, me protejo, pero así no puedo convencerlo de nada, ni ayudarlo: sólo defenderme. Luego puedo cambiar de posición y simplemente entrecruzar los dedos de ambas manos, con los dedos índices estirados señalando hacia donde está, estoy haciendo una mezcla de protección e influencia sobre el otro, pues emito energía con las manos.
d. Una vez lograda la canalización de energías indicadas en b, y que la persona ha dejado de estar cerrada, procede a abrir tu energía utilizando alguna de las técnicas de apertura energética.
e. Para verificar si realmente la reunión es positiva, verifica la luminosidad y temperatura del lugar: cuando se carga de energía negativa se vuelve más oscuro, más frío y más húmedo. También verificar temperatura de tu cuerpo (manos, pies), estos se enfrían con los temas negativos. Si el lugar, o tu cuerpo se ha cargado de energía negativa, es prudente cambiar el tema de conversación, encender un incienso para cambiar la energía del lugar, y salir a caminar un poco. Por otro lado, si la reunión fue exitosa, te darás cuenta pues ambos se sentirán mejor energéticamente, y el lugar quedará más luminoso y cálido.

Aprender a distinguir los grupos de personas y a actuar en consecuencia, puede ser un ejercicio interesante, también puede ser muy útil darse cuenta en qué grupo te encuentras actualmente, y preguntarte si realmente quieres estar allí.



Revista Crecimiento Interior Nº 46, Año 5, Agosto de 1998

Autor: Dr. Dino Ricardo Deon.







Volver a la página principal