Escritos sobre Terapias Florales

Las Flores de Bach
Walnut

Las vibraciones de las flores de Bach ejercen una increíble influencia sobre los estados de ánimo negativos que cada uno de nosotros instala en su mente primero, trasladándolos luego a su cuerpo traducidos en malestares o enfermedades de todo tipo.
Edward Bach solía decir que los remedios florales no curan atacando la enfermedad, sino llenando nuestro cuerpo con la maravillosa vibración de nuestra Naturaleza Superior.
Cada ser tiene su misión de vida, y para alcanzarla debe atravesar diferentes experiencias. Para la mayoría de las personas la vida transcurre en avances y retrocesos permanentes en busca del bienestar o la paz interior. Sin embargo por momentos, alcanzarlos parece una utopía, ya que las situaciones diarias e influencias negativas provenientes del medio externo nos hacen sentir que se alejan cada vez más de nuestras manos. Por cierto es mucho más fácil buscar las causas de fracaso o desilusión fuera de nosotros que responsabilizarnos por nuestros actos y entender que somos lo que pensamos.
Es en este punto donde entran en acción las flores de Bach. Las vibraciones que ellas producen transforman los pensamientos tornándolos positivos y conectándonos con nuestro Ser Espiritual, para el que no pueden existir ni miedos, duda, abatimiento ni ningún otro defecto que la mente sea capaz de introducir en el Alma.
El Dr. Bach clasificó en 7 arquetipos de estados mentales negativos, los 38 remedios florales por él descubiertos. Hoy nos ocuparemos de Walnut, la flor del nogal.

WALNUT
El nogal es símbolo de renovación y cambios. Su rol simbólico afecta todas las etapas de transformación del ser humano, desde el nacimiento hasta la muerte pasando por todas las etapas de cambios biológicos (pubertad, adolescencia, menopausia, enfermedad, vejez, etc.). En algunas de ellas no nos permitimos disfrutar de aquello que la vida nos ofrece de diferente ante la imposibilidad de adaptarnos completamente a la nueva situación.
Se puede identificar con facilidad a las personas que necesitan esta flor, porque a pesar de estar buscando el viraje en sus vidas o de sentirlo como algo inevitable, tienen dificultad para dejar de lado viejos mandatos internos, ideas preconcebidas y prejuicios.
Ya sea que se trate de un movimiento en el camino de evolución o en la vida cotidiana, el avance o la pronta respuesta a la modificación que deba realizarse podrían verse trabadas mientras el individuo sienta la imposibilidad de desprenderse definitivamente de aquello que lo mantiene ligado a la situación anterior. Como la persona no está nostálgica de lo que ha dejado, ni extraña aquello que ha dejado atrás (como sería el caso de Honeysuckle), la mayor parte de las veces no comprende con claridad qué es lo que lo ata a lo viejo, pero aún así percibe que no puede asentarse en la nueva situación.
Walnut da apertura, permitiendo una fácil adaptación a los cambios en momentos decisivos de la vida. Proporciona constancia para continuar con los propios ideales, evitando que ideas ajenas al propio pensar dominen la mente.
En otro orden de cosas, esta floral es muy útil para protegernos de las energías negativas de lugares a los que nos vemos obligados a acudir por cuestiones laborales o familiares (tribunales de justicia, cárceles, hospitales, etc.). En ocasiones recomiendo su uso externo en forma de rociador, como protección y junto con Aspen, para limpiar las energías que quedan impregnadas en los ambientes.
Este uso externo se extiende así mismo a las plantas que han sido atacadas por pestes, acáridos, bichos, etc. y sobre el pelaje de los animales con pulgas o parásitos: rociándolos diariamente por la mañana y la noche con Walnut se evitará la reproducción del agente que la daña. (Es importante por cierto agregar al rociador Crab Apple para limpiar y Rescue Remedy para estabilizar).

El maestro deberá siempre tener presente que su oficio consiste únicamente en ser agente que dé al joven guía la oportunidad de aprender las cosas del mundo y de la vida, de forma que todo niño pueda absorber conocimiento a su manera, y, si se le da libertad, pueda elegir instintivamente lo que sea necesario para el éxito de su vida. Una vez más, por tanto, no debe darse más que un cariñoso cuidado y guía para permitir al estudiante adquirir el conocimiento que requiere".
Edward Bach

El Dr. Bach decía que "con Walnut rompemos el hechizo"; era consciente que la influencia de otras personas o ideas ejerce un hechizo sobre nuestra mente e impide circunstancialmente, el desarrollo del verdadero Yo. E insistía permanentemente en la necesidad de " negarnos a ser esclavos de la codicia que nos impulsa a dominar a los demás" y "de estimular en nosotros el arte de dar y desarrollarlo asa que con su sacrificio lave cualquier huella de acción adversa".
Así una persona inestable o hipersensible, se fortalece y toma consciencia de que es artífice de su propio destino. Ayuda a tomar decisiones que tengan que ver con una modificación, a veces drástica, de un estado anterior conocido.
Bach dio un ejemplo del estado Walnut positivo al abandonar toda su vida de éxito como médico para dirigirse al campo en busca de lo que su voz interior le pedía: la búsqueda de un nuevo modo de curar.
Es por ello que Walnut es una excelente ayuda en situaciones de cambios internos como externos que impliquen una necesidad de adaptación: mudanza, cambio de domicilio, de lugar o país de residencia, divorcios, separación o fallecimiento de alguien cercano o aún para ayudar en la transición a otro plano, donde la persona necesita asumir el hecho de que debe abandonar su cuerpo físico.
Walnut nos da paz y seguridad, nos hace imperturbables ante la influencia de quienes nos rodean y nos permite liberarnos de los lazos que nos mantienen atados al pasado, dándonos la oportunidad de adaptarnos a las transformaciones de las distintas etapas de la vida con constancia y determinación.

El momento en que nosotros le hayamos dado la libertad completa a todo lo que nos rodea, cuando ya no deseemos atar o limitar, cuando ya no esperemos nada de nadie, en ese momento nos encontraremos libre de todo el mundo: perderemos nuestros lazos, se romperán nuestras cadenas, y por primera vez en nuestra vida conoceremos la alegría exquisita de la perfecta libertad. libres de toda atadura humana, seremos siervos felices y dispuestos sólo para nuestro Ser Superior.
Edward Bach

Autores: Staff de la Revista Crecimiento Interior.
Puedes enviarnos tus dudas y comentarios a info@deon.com.ar
Revista Crecimiento Interior Nº 28, Año 4, Febrero de 1997







Volver a la página principal