Escritos sobre Astrología y Terapias Florales
Las Flores de Bach
Cáncer y emocionalidad

Para acabar con la ignorancia, no hay que temerle a la experiencia, pero con la mente bien despierta y los ojos y oídos bien abiertos para captar cualquier partícula de conocimiento que pueda obtenerse. Al mismo tiempo, debemos mantenernos flexibles de pensamiento, para que las ideas preconcebidas y los prejuicios no nos priven de la oportunidad de obtener un conocimiento más amplio y más fresco. Debemos estar siempre dispuestos a abrir la mente y a rechazar cualquier idea, por firmemente arraigada que esté, si la experiencia nos muestra una realidad mejor.

Dr. Edward Bach

Clematis (Clematis vitalba) es la flor que corresponde al signo de Cáncer. Las personalidades de tipo Clematis, distraídas y lejanas, viven ocupadas en sus propios pensamientos y su fantasía. En su deseo de no volverse vulnerables, optan por no mostrar sus emociones en cualquier situación desagradable, refugiándose en su mundo de ensueño. Son sumamente sensibles, pero prefieren encerrarse dentro de sí mismos (se los ve impenetrables en su mundo) antes de mostrar lo que sienten. Por eso son personas generalmente solitarias, que se aferran a lo que ya tienen mientras suspiran por el futuro. Obviamente, al no poder mantenerse con los pies en el presente, este tipo de personalidad realiza grandes rodeos y pierde mucho tiempo antes de poder concretar sus objetivos.
Cáncer, signo de agua (lo emocional), regido por la Luna (que representa el área sensible de la persona), está simbolizado por un cangrejo. La caparazón de este animalito es muy dura, pero cubre un interior de tejidos sumamente blandos. Quien haya observado a un cangrejo al acecho, habrá notado que no ataca directamente a su presa, sino que gira alrededor de ella caminando de costado, para finalmente atraparla.
Generalmente las personas en estado Clematis negativo, poseen poca energía física, ya que canalizan todo su potencial en su fantasía, de modo que es común que tengan las manos y los pies fríos, su memoria sea bastante deficiente y no pueden retener los detalles. Es típico de las personas Clematis que tropiecen al caminar debido a su mala concientización del espacio, y que recorran kilómetros yendo y viniendo repetidamente a un mismo lugar, y olvidando cada vez, aquello que debían hacer allí. Necesitan dormir más horas que los demás además de poseer una característica romántica por excelencia. Esto recuerda un poco a las damas del Romanticismo que se desmayaban ante cualquier factor que exaltara su sensibilidad. Es por esta razón que Clematis es útil para todos los casos en los que la persona tenga una pérdida de consciencia (desmayos, sustos, bajones de presión, etc.) Clematis negativo despilfarra su energía de creación en todo tipo de ideas fijas.
El efecto que produce esta flor es el de materializar el espíritu; ayuda a reconocer la relación existente entre nuestro cuerpo físico, nuestra mente y nuestras emociones. Permite a quien la toma, afirmarse en este mundo y en tiempo presente, concretar sus proyectos, interesarse por las circunstancias de su vida y estar atentos en todo momento, para así emplear su riqueza de imaginación en la realización de cosas útiles y enriquecedoras.
En estado positivo, Clematis se caracteriza por ser muy sociable, pacífico, leal y comprensivo, dado que por su sensibilidad enorme, entiende a quienes lo rodean y es capaz de adelantarse a sus sentimientos. Esto lo hace muy popular y la gente busca su compañía. Vemos aquí su gran analogía con las personas de Cáncer, que cuidan y protegen a quienes componen su clan, mientras que interiormente poseen una enorme sensibilidad, no fácilmente visible para los demás.

Autores: Staff de la Revista Crecimiento Interior
Puedes enviarnos tus dudas y comentarios a info@deon.com.ar
Revista Crecimiento Interior Nº 22, Año 3






Volver a la página principal