Escritos sobre Terapias Florales

¿QUÉ SON Y CÓMO ACTÚAN LAS FLORES DE BACH?

Al hablar de las esencias florales de Bach, algunas personas me han preguntado si se trata de un elixir mágico, o si los terapeutas florales nos valemos de ellas para que la persona realice su autocuración convencida de que son las florales las que lo hacen (esto es conocido como efecto placebo).
Tal vez no sea del todo fácil entender el pensamiento profundo del Dr. Bach, pero considero que ningún truco es necesario. Los remedios florales que el Dr. Bach descubrió, son extraídos de las flores que crecen espontáneamente en las orillas de los caminos. Se los obtiene por métodos totalmente naturales, sin agregados, lo cual les da la característica de ser inocuos y de no provocar efectos colaterales. El Dr. Edward Bach había buscado durante años un sistema que ayudara "a las personas que sufren, a las personas que desesperan", como dice en la introducción de su libro "LA CURACIÓN POR LAS FLORES". En busca de dicho sistema, estudió y ejerció con enorme éxito como médico, bacteriólogo, homeópata, sin que ninguna de sus hallazgos lo satisficiera por completo. Desde un comienzo, su gran preocupación como médico había sido siempre la persona, el ser humano, más que la enfermedad que éste tenía. En sus consultas trabajaba permanentemente con sus pacientes dándoles alivio y consuelo con su palabra, con su presencia y su energía, más allá de la ayuda que proporcionaba como profesional.
Así, tras el descubrimiento de las primeras esencias florales, en 1930 decidió dejar su famoso consultorio de la calle Harley Street, derivar sus pacientes a sus colegas, y empezar de nuevo en el campo, en busca del sistema que el sabía que ayudaría a las personas de un modo menos agresivo que cualquier otro que ya conociese.
Bach dedicó su vida a observar a las personas, a conocer sus reacciones, y constató que, en su vida diaria, muchas personas actuaban o reaccionaban de modo similar, aún padeciendo diferentes males. Esto lo convenció de que ninguna enfermedad podía ser tratada genéricamente, sino que era fundamental conocer el estado mental y anímico del paciente antes de dar un tratamiento específico. En definitiva, que era más importante el paciente que la enfermedad.
Tras años de estudio, Bach logró establecer siete grandes grupos de personas, según los estados de ánimo que mostraba cada uno de ellas:
- Los que sienten temor.
- Los que se preocupan excesivamente por el bienestar de los demás.
- Los que son hipersensibles a otras influencias e ideas.
- Los que sienten incertidumbre.
- Los que no tienen interés por su presente circunstancia.
- Los que están abatidos o desesperados.
- Los que se sienten solos.
Trabajó con los distintos tipos de sentimientos negativos que podía desarrollar cada grupo, al tiempo que encontraba una flor que contrarrestaba dicho sentimiento. Con el descubrimiento de las Esencias florales, Bach logró por fin cumplir su cometido de ayudar al ser humano a encontrar su armonía interior: cada esencia floral del sistema, ayuda a la persona a tomar consciencia del estado en el que se encuentra para que pueda alcanzar la virtud contraria al "defecto" de personalidad (así lo llamaba Bach), que está desarrollando. Al hacer desaparecer temores y dudas, las florales logran estabilizar el pensamiento; así el sistema nervioso se relaja, mejorando el funcionamiento físico. Esto significa que las florales no actúan directamente sobre el organismo, sino sobre el estado de ánimo que fue el causante del mal en el cuerpo. Y todos sabemos, que al eliminar la causa, también suprimimos el síntoma, evitando así la enfermedad o la repetición de la misma. Es así de sencillo y de complejo a la vez.
Lamentablemente, como en todo, siempre se cometen abusos. Los preparados de flores de Bach, por ser totalmente naturales y no contener conservantes ni aditivos, tienen una duración aproximada de entre 30 y 45 días, según la época del año. Esto no es tenido en cuenta por aquellos que han puesto tan en boga los famosos "KITS", que ya se venden listos para consumir en algunas farmacias, anunciando "KIT PARA ADELGAZAR", o "KIT PARA LA DEPRESIÓN", etc., etc., etc. Obviamente, la fecha de elaboración no figura en el frasquito. No es que éstos preparados puedan hacer daño a la persona que los toma, simplemente no le hacen ningún efecto. Así, personas que han usado estos KITS, afirman, y con razón, que las florales no sirven para nada.
Tampoco se tiene siempre en cuenta que, por la misma razón de fabricación natural, y siendo las flores de Bach un preparado que actúa sobre la parte más sutil de la persona, que es su energía, los frascos no deben ser expuestos al sol ni pueden permanecer mucho tiempo abiertos, dado que su contenido se volatiliza con facilidad. Sí es posible llevarlos consigo en un bolsillo o una cartera mientras se lo está consumiendo, pues esto no altera su contenido.
Otro dato importante: Bach afirmaba que así como la Luna rige las mareas o los ciclos menstruales, entre otras cosas, también rige nuestros estados de ánimo. Por esa razón, el consideraba que un tratamiento de florales por temas puntuales, no debía durar menos de dos Lunas completas (28 + 28 = 56 días). Como cada frasco, con tomas normales de cuatro veces al día, dura alrededor de dos semanas, su cálculo equivale a cuatro frascos. En casos de depresión o problemas más serios, aconsejaba prolongar el tratamiento por un mínimo de seis meses. En algunos casos, desde las primeras tomas la persona ya comienza a sentir los efectos. Otros necesitan del segundo, del tercero y aún del cuarto frasco para sentir algo. Pero no hay que preocuparse por esto, en todos los casos, las florales están actuando igual, sólo que la persona no tiene la suficiente sensibilidad para percibirlas dentro de sí mismo, o no está lo necesariamente atento a sus cambios como debería estarlo.
Desde la muerte del Dr. Edward Bach, en 1936, hasta nuestros días, el sistema de las 38 florales por él creadas, ha sido conocido y utilizado por miles de terapeutas florales con gran éxito en diferentes tratamientos. Tal vez aún no haya sido reconocido en todos los ámbitos, por no ser posible analizar los efectos de su sistema en forma racional y científica Sin embargo, en los últimos años, gracias al avenimiento de la química molecular, la medición de energías través del efecto Kirlian y los avances increíbles de la ciencia y de la cibernética, cada vez más los efectos de las esencias florales pueden ser medidas y comprendidas por los hombres de ciencia, y sin duda en poco tiempo más, el sueño de Bach de transformar su sistema en un recurso al alcance no sólo de los terapeutas y médicos sino de todos los hogares, será una realidad.

¿CUÁL ES LA FUNCIÓN DE UN TERAPETUA FLORAL?

Los que trabajamos con su sistema, tenemos la responsabilidad de transmitir, lo mejor posible, las ideas de Bach sobre el concepto de enfermedad. El decía que cada persona debía tomar consciencia de qué es lo que piensa, y de que si no está como en verdad quisiera estar, es simplemente porque no esta entendiendo cuáles son los dictados de su propia alma, y como decía Bach, "está actuando contra la Unidad" (se refería a la propia unidad entre cuerpo, mente y espíritu). Las florales nos empujan a reencontrar el equilibrio entre ellos, nos conectan con nuestro ser más profundo y nos llevan a encontrar la alegría, la serenidad, o el amor dentro de nosotros mismos.
Por eso los terapeutas florales no curamos. Somos simples intermediarios que buscamos brindar comprensión y contención. Que deseamos acompañar a la persona en su búsqueda de la verdad interior que lo llevará a aprender de sí mismo, a crecer, a transformarse en un ser cada vez más evolucionado, que pueda conocerse a sí mismo y no necesite ni de la enfermedad ni del sufrimiento para expresarse. En un ser que viva en armonía y en paz, aún dentro de un mundo turbulento.
Debemos tomar consciencia de que cada uno de nosotros es capaz de agregar un granito de arena a la gran Unidad, a través del amor universal, pero que para respetar al prójimo debemos comenzar por respetarnos a nosotros mismos.
Ese era el deseo del Dr. Bach, y quienes tenemos verdadera consciencia de lo que es su sistema, lo transmitimos con amor, apoyados por su guía espiritual, ya que su presencia siempre está entre nosotros, llevándonos por el camino correcto, aconsejándonos como es dable a un verdadero maestro.

Autores: Staff de la Revista Crecimiento Interior
Puedes enviarnos tus dudas y comentarios a info@deon.com.ar
Revista Crecimiento Interior Nº 17, Año 2






Volver a la página principal